¿Por qué invertir en oro y cómo hacerlo desde Ecuador?

El oro siempre ha sido el activo refugio predilecto por todos los grandes inversores. Este metal precioso cuenta con una gran estabilidad de precios en los mercados y realmente el valor de las monedas y su variación se puede determinar contrastándolas con el precio de este activo lo que hace que no solo funcione como medio de ahorro sino también como medio de inversión.

Como ecuatoriano sabrá de sobra que los ciudadanos vivimos en riesgo de que nuestros ahorros se esfumen por culpa de la inflación: los estados tienen la mala costumbre de recurrir a la máquina de imprimir dinero cuando necesitan que la economía se comporte de acuerdo a sus objetivos electorales. Ante ello, y en general como medida de seguridad ante la incertidumbre, la inversión en oro actúa de salvavidas.

Y si no le basta esta razón que le damos de por qué invertir en oro, le presentamos otra: el reconocido autor del best seller de las finanzas “Padre Rico Padre Pobre” Robert Kiyosaki también ha estado aconsejando desde su cuenta de Twitter y en entrevista que se deben invertir los dólares que se tengan en oro, plata o Bitcoin ya que él asegura que el dólar no es más que dinero falso.

En este artículo desarrollaremos la idea anterior para explicar por qué invertir en oro es una de las mejores decisiones que puede tomar y, repasaremos cómo el oro surgió espontáneamente a través del comercio. Pero primero vamos a explicar brevemente cómo se compra oro hoy en día y cómo hacerlo desde Ecuador.

La forma más sencilla de comprar oro desde Ecuador

En Ecuador, normalmente pensamos que para invertir en oro hay que comprarlo en físico, bien sea en prendas, monedas o lingotes, por lo que por lo general le asociamos varios problemas. El primero es que siempre es un riesgo mantener oro en físico, ya sea que se mantenga en la casa o en alguna bóveda; el segundo es que en caso de mantenerlo en alguna bóveda de un banco, genera gastos (hay que pagar para que nos guarden el oro); y el tercero y más importante, muy pocas personas tienen el dinero suficiente en mismo momento para comprar un lingote entero o tan siquiera una onza.

Lo cierto es que acá en Ecuador contamos con una alternativa para comprar oro que no nos supone un riesgo, no genera gastos de almacenamiento, y no hay que tener una cantidad de dinero tan grande para comenzar a ahorrar e invertir en oro. Esta alternativa es comprar oro por medio de los mercados financieros.

Los mercados financieros nos ofrecen la ventaja de que podemos comprar pequeñas cantidades de oro desde la comodidad de nuestras casas, por medio de la computadora. Además de que tiene el beneficio de que el oro que se compra es almacenado en la bóveda de grandes bancos de talla mundial sin que esto nos suponga algún gasto extra y que estas inversiones son extremadamente líquidas, esto quiere decir que si por alguna eventualidad necesita el dinero invertido, usted puede convertir su oro en dólares en cuestión de segundos.

Ahora, para invertir en los mercados financieros desde acá en Ecuador, es necesario tener una cuenta en algún broker o intermediario para que haga la conexión entre nosotros y el mercado internacional del oro. Uno de estos intermediarios, al que recomendamos ampliamente, es eToro.

Este es un broker reconocido a nivel mundial mundial que está regulado en Europa por la CySEC (Comisión de Mercado de Valores de Chipre), por la FCA en Reino Unido (Autoridad de Conducta Financiera) y por la ASIC de Australia (Comisión de Inversiones y Valores de Australia), lo que hace de Etoro una de las plataformas de inversión más seguras del mundo.

El registro en la plataforma es bastante sencillo, solamente debe entrar aquí y aportar datos básicos como nombre y apellido, correo electrónico y una contraseña; también puede hacerse directamente con la cuenta de Facebook o Google. El proceso de verificación es igualmente sencillo, solamente hay que subir a la plataforma un documento de identidad oficial como la cédula de identidad Ecuatoriana, el pasaporte o cualquier otro documento emitido por el gobierno que tenga foto.

En eToro se puede abrir la cuenta con un depósito inicial de 200$. Luego de abrir la cuenta, se pueden realizar depósitos a partir de 50$ para no quedarnos en solo un inversión de 200$ en oro, sino irla incrementando con el tiempo como cualquier ahorro o inversión y que tenga sus frutos a futuro. Además, la plataforma acepta muchos métodos de pago además de las transferencias bancarias como se muestran a continuación.

Lo mejor de eToro es que es una plataforma muy sencilla para principiantes en la inversión y bastante intuitiva, además de que cuenta con guías y tutoriales de como usar la plataforma a la hora comprar oro o cualquier otro activo de los que dispone es su plataforma.

También hay que destacar que eToro cuenta con una herramienta que es de mucha ayuda para los inversores más inexpertos que es el Social Trading, esto le da la posibilidad de seguir las inversiones de traders más experimentados filtrando por los resultados de sus inversiones por ejemplo y de copiar de forma automática todas sus inversiones para obtener sus mismos resultados.

Como explicamos anteriormente, invertir en oro es una de las mejores decisiones que puede tomar para su futuro en la actualidad y más aún, ahora que conoce lo fácil que es hacerlo desde Ecuador, también esperamos haberle incentivado a comenzar a hacerlo. Ya para finalizar, queremos que se vaya con la siguiente idea en mente: no existe mejor manera de conservar el valor del dinero que invertir en oro.

Breve introducción a la historia del oro

Al comienzo de la historia de la humanidad, el intercambio de bienes de daba por medio del trueque. Los precios o medidas de intercambio eran determinados por el valor subjetivo que le asignaban las partes que iban a comerciar y una vez acordada las cantidades de cada producto a intercambiar, se procedía al traspaso de los bienes entre las partes.

Este sistema tenía el problema de que en muchas ocasiones una persona deseaba intercambiar productos con otra, pero si esta otra no estaba interesada en los productos que la primera persona iba a intercambiar, no se daba de ninguna manera el trueque. Por esto, si alguien quería obtener un producto de otra persona, primero debía asegurarse de tener los bienes que la otra persona deseaba para poder realizar el intercambio.

Posteriormente, para evitar estos inconvenientes, las personas comenzaron a utilizar un tercer producto de gran aceptación y con igual valor para todos para facilitar los intercambios, un ejemplo de esto es la sal. Así, las personas para intercambiar productos ya no tenían que buscar lo bienes que deseara la contraparte sino que directamente pagaban con sal y luego la contraparte con la sal que recibía por los bienes o servicios que prestaba, iba al mercado a comprar los productos que deseaba. Todo este cambio con el simple uso de la sal (de aca proviene la palabra salario) y posteriormente comenzaron a utilizarse los metales preciosos en bruto, no en moneda.

Las primeras monedas oficiales fueron acuñada alrededor del siglo VI antes de cristo por un pueblo que residía en Turquía, estas monedas estaban hechas de una aleación natural de oro y plata. En este punto, ya el intercambio se hacía por una moneda oficial que era acuñada por los gobernantes de la época y que tenía valor por el simple hecho de que se trataba de metales preciosos. Entonces, una persona iba al mercado e intercambiaba las monedas, que quizás había obtenido de su trabajo, por productos que deseaba y así se fue configurando el sistema de intercambio de bienes y servicios en la economía.

Esto se mantuvo así por mucho tiempo, las monedas estaban hechas de metales preciosos, solo que con el paso del tiempo y la evolución del conocimiento, las monedas ya no eran de una aleación sino que estaban hechas de metal con mayor pureza. Entonces, la moneda de oro era completamente de oro, la de plata de plata e igual la de bronce.

Mucho tiempo después, con la organización de los Estados como los conocemos ahora y la creación de los bancos centrales, se controló y centralizó la emisión de las monedas. Sin embargo, aunque el Estado era quien emitía las monedas, estas seguían estando respaldadas por las reservas de oro que poseían los Estados y que eran resguardadas por los bancos centrales por lo que aun en este momento, por ejemplo, un billete de 10$ que era el equivalente a una onza de oro, estaba totalmente respaldado por el metal dentro de las bóvedas del banco central. Incluso, cualquier persona podía ir al banco con su billete de 10$ y solicitar que le entregaran su onza de oro y efectivamente se hacía el cambio.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, por muchas razones que se escapan al objetivo de este artículo, Estados Unidos decide romper lo que era hasta entonces el patrón oro(monedas respaldadas en oro). A partir de este momento si las personas iban a cambiar sus dólares al banco, no se les entregaba el equivalente en oro, sino simplemente otros billetes de dólar y todo el oro que originalmente respaldaba la moneda y que era resguardado por el banco central, fue llevado a la bóveda de Fort Knox.

Esto fue un gran cambio ya que la moneda no estaba ahora respaldada por oro si no por toda la economía del país, entiéndase, todos los bienes y servicios producidos que poseen algún valor. A esto es a lo que se le conoce como dinero fiat o dinero fiduciario.

La ventaja que esto le trajo a Estados Unidos, quien luego de la Segunda Guerra Mundial había conseguido que el dólar fuese la moneda hegemónica a nivel mundial, era que ahora le era posible imprimir billetes sin tener la necesidad de agregar oro a la bóveda para que lo respalde dependiendo de la política monetaria del momento, ni tampoco en la economía era necesario producir más bienes y servicios para hacerlo. La impresión de dinero ya quedaba a su discreción.

Ahora pongamos un ejemplo de lo que ocurre cada vez que se imprime dinero. Supongamos que en una economía solamente hay 100$ y solamente hay 100 unidades del mismo producto, como el dinero está respaldado por los productos, cada unidad del producto tiene un valor de 1$. Ahora, el Estado decide que necesita imprimir 100$ más para financiar cualquier cosa que se le ocurra, de buenas a primeras, sin que la economía haya crecido (la producción de bienes y servicio); ahora tenemos que en la economía circulan 200$ y se producen los mismos 100 productos por lo que al estar la moneda respaldada por la producción el valor de cada producto ahora es de 2$.

Este cambio en el valor del producto es lo que conocemos como inflación, que en este caso no es que el producto aumento de precio, fue la moneda la que perdió valor en el momento que se imprimieron los otros 100$. Y este “aumento de precios” que realmente es una pérdida de valor de la moneda, ocurre una y otra vez, sin que tengamos control sobre ello y muchas veces sin que siquiera tengamos conocimiento de que esto ocurre. Esto es lo que explica por qué el valor del oro paso de los 10$ iniciales la onza a costar en promedio unos 1600$ la onza en la actualidad(2020).

Acá en Ecuador, a raíz de estos mismos problemas de impresión desmedida de dinero y su consecuente inflación, abandonamos el Sucre para adoptar el dólar estadounidense como moneda de circulación nacional. El cambio de moneda trajo consigo muchos beneficios en la estabilización de la economía, pero con ello, perdimos la soberanía monetaria, pues luego de la dolarización en el año 2000 ya no controlamos el dinero que circula en nuestra economía sino que lo hace la Reserva Federal de Estados Unidos.

Si bien desde entonces disfrutamos de los beneficios de haber adoptado el dólar como moneda, también hay que ser conscientes de que estamos a merced de los deseos de la Reserva Federal y que ocurra lo mismo que sucedió en el ejemplo anteriormente explicado, que nuestro dinero pierda valor cada vez que deciden imprimir nueva moneda para agregar al circulante de la economía.

Pero espere, justo eso es lo que ha venido ocurriendo incluso antes de que adoptaramos el dólar como moneda y mucho más luego de que la adoptamos lo que ha traído como consecuencia la pérdida de valor del dólar como moneda. Esto se traduce en que todos aquellos ahorros que se mantengan en dólares y no se inviertan en algún otro activo, como el oro por ejemplo, pierdan su valor y su capacidad de compra a medida que pasa el tiempo.

Un ejemplo muy actual de esta situación es el hecho de que debido al estado en que se encuentra la economía norteamericana, la Reserva Federal aparte de anunciar una compra ilimitada de deuda (que es una inyección de liquidez), lanza un plan de rescate de la economía en el que planea inyectar la cantidad de 2,3 billones de dólares lo que representa una cifra astronómica.

Todo esta cantidad de dinero va a ser inyectada en la economía en un contexto en el que no solo no se está produciendo la misma cantidad de productos y servicios, sino que la producción ha disminuido totalmente. Si usted entendió el ejemplo de lo que ocurre cada vez que se imprime dinero puede sacar sus propias conclusiones, si no lo ha entendido, vuelva a leerlo hasta que lo entienda ya que con base en ello es que se fundamenta la inversión en oro.

Por este motivo lo mejor siempre es invertir el dinero oro, para no perder el valor y el poder adquisitivo del dinero ganado con el trabajo de una vida; para que el valor del dinero que usted gana hoy y decide ahorrar, mantenga su valor hasta el momento que decida retirarse o utilizarlo para cubrir cualquier cosa.

Ir a eToro

Deja un comentario